Crónica.Carnaval 2016

Piratas, romanos, superheroes, insectos de diversos tamaños… todos se dieron cita en Villacelama para disfrutar de una entretenida tarde de carnaval. Con la ayuda de los animadores de Ludens los más pequeños fueron los grandes protagonistas: jugaron y corrieron sin descanso.

Como se había anunciado, los mejores disfraces tendrían premio. Y fueron dos familias quienes se llevaron a casa un dulce recuerdo: los “cavernicolas de Palanquinos” y la “familia invisible “(José Carlos, Charo y Sergio).

Para acabar la tarde un buen chocolate caliente elaborado por Gabriel hizo que todos los asistentes se fuesen con gran sabor de boca y dispuestos repetir el próximo año.