Crónica: Tromparock 2016

Un año más, el TrompaRock, la cita más rockera de Villacelama, había llegado. Se trataba de la cuarta edición del evento, la segunda que tiene lugar la víspera de la verbena en honor a San Isidro que viene celebrándose en la localidad el sábado más cercano al 15 de mayo.

La noche pintaba bien, tras haber habido amenazas de lluvia durante toda la semana, parecía que por fin el tiempo concedía una tregua, si bien las bajas temperaturas acompañarían a los asistentes durante toda la velada. Por delante las actuaciones de cuatro grupos con muchas ganas de comerse el escenario y de hacer entrar en calor a un público palpablemente más numeroso que en ocasiones anteriores. Además de los fieles vecinos del pueblo, se dejaron caer por Villacelama muchos amantes del rock procedentes de distintos lugares.

La siempre difícil tarea de abrir el evento recayó sobre la joven banda leonesa LionsWay. Armados con los temas de su reciente EP ‘Memorias del Capitán’, entre los que intercalaron algunas versiones de grupos como Sôber o Tierra Santa, comenzaron a caldear el ambiente a ritmo de metal.

El relevo sobre las tablas llegaría de la mano de Free City. Al igual que LionsWay, los pucelanos venían con su último trabajo, ‘Atemporal’, recién salido del horno. Desbordando energía, y a pesar de algunos problemas técnicos, defendieron su propuesta de punk-rock melódico con un repertorio formado por temas de este trabajo y de los dos anteriores Algunos títulos como ‘Tormenta de Miedos’ o la coreada ‘Cadenas’ tuvieron un especial recibimiento entre los asistentes.

Los siguientes en subirse a la tarima fueron los asturianos Misiva, que pusieron sobre las tablas su particular propuesta de punk-rock bilingüe (castellano y asturiano). Estructuraron su repertorio en dos partes diferenciadas: una primera íntegramente en castellano y otra segunda en asturiano. Sin embargo, la velocidad y la contundencia de su sonido fue una constante a lo largo de toda su actuación, en la que abundaron los temas de sus dos últimos trabajos (‘Gran Mentira’ e ‘Invencibles’) como ‘Muros de soledad’o ‘Foriatu na mío ciudá’, así como alguna adaptación de BadReligion, uno de sus claros referentes.

Finalmente, llegó el turno de Barrigada. Los de Benavides llevaron a Villacelama un repertorio repleto de clásicos del mejor rock estatal e internacional que hizo las delicias de los asistentes. Recorriendo temas desde Rosendo hasta ACDC, y pasando por Extremoduro y La Polla Records, su espectáculo no dejó indiferente a nadie: desdeparodiar a Axl Rose en su gira con ACDC, hasta invitar a uno de los organizadores del evento a tocar un tema con ellos (colaboración que a la postre permitiría disfrutar al público de uno de los saltos desde el escenario más lamentables que se recuerdan).

Tras finalizar los conciertos, los pocos valientes que aún se resistían a rendirse ante el frío se agolparon en torno a la barra de la tasca, donde la música siguió sonando todavía un rato más. La IV edición del TrompaRock tocaba a su fin dejando atrás una noche memorable que da a los organizadores razones para creer que aún se puede apostar por el rock en directo.